Convocan a encuentro latinoamericano

«Los derechos se toman y se ejercen; no se piden ni se transan»

Este 9 y 10 de diciembre, en Santiago, el Movimiento de Derechos Humanos por la Vida Plena de los Pueblos y la Revolución, convoca a un encuentro latinoamericano en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Rosy Sáez Núñez, poeta militante y parte del Movimiento de Derechos Humanos por la Vida Plena de los Pueblos y la Revolución, relata a través de una entrevista a Revolución, los objetivos y motivaciones de este encuentro.

¿Qué es el Movimiento de Derechos Humanos por la Vida Plena de los Pueblos y la Revolución?

Es un instrumento para el despliegue popular en los territorios. Viene a arrebatarle al reformismo el concepto de derechos humanos, a sacarlo del individualismo y a situarlo junto a la demandas populares, a sumar como un derecho humano la rebelión popular y revolucionaria en sociedades capitalistas y democráticas, donde la democracia consiste en despojar de derechos a los trabajadores y criminalizar sus luchas, democracias que se articulan coordinadamente con sus instituciones para crear leyes que criminalicen nuestras causas.

El movimiento nace de un encuentro en la ciudad de Concepción. en mayo de 2023, luego de una jornada de reflexión de distintas organizaciones sociales y de derechos humanos de distintos lugares de Chile. Ahí se termina con la toma de conciencia de la necesidad de una agrupación que enfoque la vida como un todo en la defensa del buen vivir de los pueblos. Y decimos pueblos porque reconocemos como el principal derecho humano el reconocimiento multicultural y de autonomía a los pueblos mapuche y su urgencia por la recuperación de sus territorios.

Durante el año, el movimiento ha desplegado protestas nacionales en torno a las alzas y las demandas populares, ha salido al paso del relato reformista y de circo de los 50 años de la dictadura en Chile para denunciar la violación de derechos humanos histórica en este país donde la oligarquía siempre ha golpeado, matando, arrebatando tierras a quienes osan a levantarse contra ella.

Hemos elaborado un instrumento llamado CDT, comando de defensa de los territorios, que sea un organismo que aglutine las distintas luchas y ejerza la defensa de los derechos, más allá de la retórica construida sobre estos. Vale decir los derechos se toman y se ejercen; no se piden ni se transan. Se viven se arrebatan y se construye el poder de la clase.

Contamos con un boletín, El Idilio de los Pueblos, que propone e informa de las coyunturas políticas y sus análisis desde los que están luchando generando discusión y retroalimentación que dé contenido a la línea política del movimiento

Este movimiento además se declara heredero de la lucha por la rebelión de octubre, validando su concepción y su forma dándole el carácter político que, incluso, sectores de izquierda le han querido despojar. Remocemos al pueblo con una fidelidad entrañable: creemos en él como único actor de la revolución.

¿Qué organizaciones se articulan en ese espacio?

En este espacio se articulan todas las organizaciones sociales que deseen avanzar coordinadamente y que se planteen la autodefensa y la lucha en toda su dimensión. Tenemos presencia en Santiago, Valdivia, Curicó y Concepción

¿Cuál es el objetivo del encuentro que se realizará en diciembre?

La idea del encuentro nace de la vocación profundamente americanista de los miembros del movimiento, que entendemos que nuestros problemas y soluciones son parte de un continente que está sometido a las mismas condiciones de explotación y del yugo imperialista. Y, por tanto, a la convicción de que la solución a nuestros problemas no se puede encontrar si no nos unimos como explotados.

El capitalismo y las democracias reformistas han provocado fuertes aniquilamiento de los sectores populares. Por tanto es necesario establecer bloques que nos hagan aglutinar fuerzas ir mirando la política en forma mundial y asumir transformaciones revolucionarias a mayor escala.

Para este encuentro hemos invitado a organizaciones sociales y de derechos humanos de Bolivia, Perú, Cuba, Ecuador y Argentina. En los países sudamericanos se han vivido fuertes represiones y matanzas de trabajadores, pobladores y estudiantes, y también de luchas indígenas y de recuperación territorial. Sólo por mencionar un ejemplo: Dina Boluarte es una representante de lo dictatorial y asesina que puede ser la democracia.

Este encuentro pretende organizar una gran protesta latinoamericana el 4 de julio del 2023, en contra del imperialismo y sus títeres, las nuevas democracias que sirven a los monopolios económicos mundiales a costa del sudor y la explotación de los trabajadores, pobladores, estudiantes, además del robo de las riquezas naturales de nuestro continente.

Ha quedado muy claro que el civismo que han querido instalar como garante de derechos humanos y su democracia con sus instrumentos como el poder judicial, parlamentario y económico ha sido tan asesino y explotador como las dictaduras en Latinoamérica.

¿Cuándo y dónde se realizará este encuentro?

El 9 y 10 de diciembre en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, ubicada en Providencia, calle Condell 343.

En nuestras redes sociales encuentras el afiche y la cartola de inscripción al encuentro. Tenemos Instagram y Facebook, donde les invitamos a informarse, inscribirse y colaborar, ya que este encuentro esta absolutamente gestionado con recursos de organizaciones populares mediante la autogestión.

En nuestras redes encontrara las mesas y sus enfoques, también los expositores con sus nombres y trayectorias junto con los horarios y un link para la inscripción.,

¿Qué actividades se realizarán en el encuentro?

El encuentro está pensado en dos etapas.

Una, con ponencias de diferentes expositores y expositoras que vienen de Bolivia, Ecuador, Perú y Argentina, y de organizaciones sociales y de derechos humanos de Chile. Esa parte está pensada en la diversidad de luchas y experiencias, y cómo se han enfrentado jurídicamente al enemigo para entender similitudes del aparataje represivo en los regímenes latinoamericanos en esta etapa de reformismos y socialdemocracia.

Después, vendrá el trabajo de comisiones con todos los asistentes para terminar la reflexión.

Tendremos además una feria editorial que dé cuenta de la elaboración de escritos revolucionarios gestados en la praxis de las luchas populares, ya que es urgente relevar las propuestas y los análisis que provienen del hacer.

¿De qué manera este encuentro sería un aporte para el fortalecimiento de las diferentes luchas que el pueblo lleva en Latinoamérica?

En estos años de democracia tutelada se ha continuado un modelo de conmemoración narrativa de la dictadura, en la que se ha impuesto la idea de que el golpe de estado era una necesidad y un mal necesario en cuanto a la violación de los derechos fundamentales, pero que el modelo económico neoliberal, hijo putativo de la dictadura, era necesario para restablecer las bases del crecimiento económico de Chile.

Los gobiernos post dictadura han continuado con la profundización del modelo impuesto y se han beneficiado de él a sus anchas. Así las cosas, el gobierno actual y su presidente honorario, no han sido más que los continuadores de esta farsa de la gobernanza, en las que han pretendido apropiarse hasta de las facultades del pueblo a manifestarse libremente, extendiendo credenciales de buena conducta para que el pueblo manifieste su descontento. Estas características son inherentes a toda Latinoamérica por cuanto enfrentar en unidad al enemigo presume una acumulación de fuerzas, presume vínculos y retroalimentación, presume comenzar a mirar las revoluciones en forma global.

Finalmente, hay que señalar que el desafío de este encuentro es articular una protesta latinoamericana para el 4 de julio del próximo año.