Reuniones para la foto

Los medios de comunicación muestran un continuum de reuniones del electo presidente con personeros de todo tipo, la audiencia tiene que notar que se está “trabajando incansablemente” antes de asumir el periodo presidencial.

La presidenta en ejercicio del Senado, Ximena Rincón, concurrió a las oficinas del electo presidente en Providencia, allí en una reunión de trabajo trataron temas contingentes relacionados con la pensión garantizada universal y el indulto a los presos por el levantamiento popular del 2019.

La senadora de la Democracia Cristiana y presidenta del Senado, respecto al indulto, dijo que “el proyecto tal como se presentó no creo que tenga espacio para avanzar y si se modifica en un sentido distinto al que tiene, claro, que podría contar con los votos”.

Está claro que los partidos políticos que ayudaron a salvar el gobierno de Piñera y que vieron amenazados sus puestos, no van a dejar libres a quienes se movilizaron, fueron arrestados y encarcelados. En la mente de estos políticos todos los detenidos son delincuentes, no pasa lo mismo cuando a ellos los detienen e incluso los juzgan, siguen diciendo que son inocentes. Lo que pretenden es castigar al pueblo, hacerles saber que manifestarse es malo, y contra ellos, peor. No existe un ápice de justicia en quienes pertenecen a estos partidos políticos, lo que buscan es que la ley o el sistema de justicia siga adelante, dilatando y manteniendo presos a personas por largo tiempo, pues no pueden ayudar a quienes según ellos son delincuentes.

Respecto a la pensión garantizada universal, pese a que la apoyan, ven un obstáculo en el camino que puede impedir que salga rápidamente, ya que se presentó asociado a la idea de financiarlo con el impuesto a las grandes fortunas, lo que supondría que el gobierno lo llevaría al Tribunal Constitucional para que dirima. Este tema les interesa más que el de los indultos, pues aquí pueden mostrar sus acuerdos y discrepancias ante las cámaras de televisión, tratando de ser reconocidos por las personas.

En la reunión política, lo que fue a discutir con el electo presidente no son temas tan gravitantes para ellos, pues uno u otro, lo pueden seguir dilatando y poner opciones. Probablemente el detalle más jugoso del encuentro nos lo brindó más tarde la senadora Rincón cuando sin percatarse que su micrófono estaba al aire en el hemiciclo le comenta entre risas al senador Pizarro, «como va a sufrir el próximo Gobierno, y yo voy a tomar palco». Lapsus honesto por el que la han lapidado en redes sociales.

Tanto respecto del indulto como respecto de la pensión garantizada universal se percibe claramente como funcionan los partidos políticos, tratando mediante la retórica de “chutear para adelante” las cosas que no le interesan, haciéndolas pasar como importantes, pero en las que no pueden intervenir o cambiar porque hay fuerzas que hacen que no tengan los votos necesarios para aprobarlas. Llevamos treinta años de lo mismo, sabemos a ciencia cierta, que en el Congreso todos son amigos de todos, y que si algo no es aprobado es porque no les conviene hacerlo. En el caso de la pensión garantizada, el problema es quién se queda con los elogios o la ganancia, por ese motivo algo que aprobarán lo dilatan hasta llegar a un consenso donde todos ganen y nadie pierda tanto.

La única manera de que resulte la liberación de los presos del levantamiento popular es mediante la movilización y presión del pueblo. Una vez que se deja en manos de los políticos la iniciativa, depende de ellos si lo hacen o no.