Villalobos seguirá “precioso”

"Un peligro para la sociedad": así calificó la justicia a Bruno Villalobos, ex general director de Carabineros está preso por malversación de caudales públicos. Deberá seguir preso e, incluso, cambiarse a un cuartel más modesto. El paco se robó entre 2015 y 2018, $606 millones de los gastos reservados. $ 67 millones fueron directo a su bolsillo.

En sobres pasaba la plata de aquí para allá. Las platas eran de la caja negra que tienen todas estas instituciones armadas, llamada gastos reservados. Antes, su abogado había presentado un recurso de amparo, pero la Suprema le hizo tapa. Ahora ocurrió lo mismo con el 7º Juzgado de Garantía que denegó una solicitud de cambiar las medidas cautelares. Es un «peligro para la sociedad», señaló el tribunal que, además, lo mandó al centro de detención de calle Sucre, cerca del Hospital de Carabineros, donde tendrá que compartir con otros pacos ladrones y asesinos. Antes, el «cautivo» residía en la Escuela de Carabineros.

Según la investigación de Fiscalía, otro ex-general director, Gustavo González Jure, habría robado $1.181 millones entre 2011 y 2015, también de los gastos reservados. Él se embuchó mucho más que Villalobos -$123 millones-. Bueno, es cierto que tuvo un año más para robar y, al parecer, esta actividad opera de manera exponencial.

Por este mismo caso también será formalizada la ex Subsecretaria de Carabineros y favorita de Bachelet, Javiera Blanco. Su defensa pretende que el caso contra Blanco sea sobreseído.

La audiencia para dar una respuesta a esta solicitud -la segunda que solicita su defensa- se realizará el próximo 25 de febrero y lo verá el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago. Según la fiscalía, la dama habría recibido la módica suma de $47 millones de pesos de los gastos reservados, mientras ejercía el cargo de Subsecretaria de Carabineros.

Su abogada, Paula Vial, argumenta que Blanco no puede ser acusada de malversación de caudales públicos porque esta figura penal se aplica para quienes “tienen el manejo del dinero”. O sea, no para quien lo recibe. Eso sólo sería corrupción, suponemos, o raterismo.