Argentina no olvida su levantamiento popular

Ya son 20 años de esos días de diciembre de 2001 -19 y 20 - en que el pueblo argentino se levantó. Su entonces presidente, Fernando de la Rúa, arrancó en helicóptero ante la fuerza de la poblada, como le llaman los argentinos. Como en Chile, la furia y determinación del pueblo se expresó con fuerza en las calles. El régimen tembló y el pueblo en todo el continente inició un ciclo de luchas para el cual no hay marcha atrás.

La poblada le llaman los argentinos a la gran batalla del 19 y 20 de diciembre de 2001. Ayer domingo y hoy, miles han salido a las calles a recordar a sus muertos y a advertir que el pueblo tiene memoria y que como en aquel entonces no están dispuestos a pagar el precio del ajuste.

“Hoy recordamos ese aniversario llenando la Plaza de Mayo con un planteamiento que es ‘No al pacto con el FMI’ porque no queremos más ajuste para el pueblo, porque si no vamos a volver al camino que nos llevó al 2001, una gran crisis” comentó a los medios Gabriel Solano, del Partido Obrero. Una de las tantas organizaciones que convocó a la masiva conmemoración.

En 2001 el gobierno de Fernando de la Rúa junto a su ministro de Economía, Domingo Cavallo, endeudaron al país con el FMI en 100 millones de dólares y el ajuste lo pagó la población. El levantamiento popular en esos dos días dejó 39 muertos en manos de la represión policial, que como acá, se desató a su antojo.

«No hubo justicia hasta ahora, pero vamos a seguir luchando hasta que haya: los responsables tienen que ir a la cárcel. A la Argentina se la defiende denunciando, el silencio no ayuda a salir adelante. Si se pasa hambre y la gente no tiene trabajo, no hay democracia», dijo Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Las jornadas de diciembre en Argentina dieron fin a un ciclo político en toda América Latina, el descrédito y el hastío de la población antes las promesas de bienestar siempre incumplidas de los regímenes post dictatoriales y su connivencia corrupta al servicio del capital. El hecho marcó el inicio de las luchas populares en el continente. El andar de los trabajadores.

“Nuestro pueblo terminó echando al presidente por el patio trasero y hay un aprendizaje, los pueblos, como dice el papa Francisco, ya no esperan, se unen, se organizan y luchan. Si bien venimos a recordar también venimos a celebrar la lucha de un pueblo que camina hacia su liberación” sentenció Cortiñas.