“Nunca más nuestro silencio”

"Nunca más tendrán nuestro silencio, a donde sea que vayan los vamos a funar", familiares de Kevin Gómez y Romario Veloz asesinados en octubre de 2019 le aguaron la fiesta a los valientes soldados.

Se les acabó la fiesta, los orfeones en las plazas de los pueblos, los desfiles de soldaditos inútiles. Donde vayan, van a ser funados, por criminales. Hoy familiares Kevin Gómez y Romario Veloz, asesinados el 20 de octubre de 2019, le aguaron la fiesta a los valientes soldados en Tongoy.

El acto se emplazó en el centro de la localidad. Un día despejado, sonaban las cuecas en los altoparlantes, los invitados organizados en apenas dos filas de sillas, en semicírculo. Un podio, banderas, y la cueca, dale que dale, en los altoparlantes.

Con voz FM invitaban a celebrar este 18 y las glorias del Ejército. Un par de pacos por aquí y otros por allá. De pronto, aguada la fiesta. Los familiares no soltaron el acto. Se pusieron frente al público, sin moverse. Gritaron “no estamos todos, falta el Kevin”. Sí, bien chasconeado quedó el acto. Porque allí donde vayan, ya no celebrarán tranquilos.

Kevin Gómez, chileno, 23 años y Romario Veloz, ecuatoriano de 26, fueron asesinados el día 20 de octubre de 2019. A Kevin lo mataron durante el toque de queda y a Romario, durante una marcha.. Por la muerte de Kevin hay un milico preso esperando sentencia. Por el asesinato de Romario, nada. Ni detenidos, ni nada.

Entonces, si no hay justicia, hay funa, donde sea que vayan. Hasta los pacos hoy salieron arrancando. Y hoy eran poquitos ¿la madre, la hermana, los amigos? Eran poquitos, pero los pacos salieron arrancando. Tienen miedo a esta determinación de “nunca más nuestro silencio”.