La dictadura amnistía 2.000 presos políticos

La dictadura militar anunció que liberará más de 2000 presos políticos que se encuentran detenidos tras el posterior golpe de Estado en Birmania.

Hace cinco meses se gestó un golpe militar contra la presidenta electa Aung San Suu Kyi. En este período el pueblo birmano se ha movilizado para demostrar su descontento con los militares, que usan esta artimaña, una y otra vez, para no perder sus privilegios. La represión ha sido brutal, han muerto 883 personas, se han detenido a 6421, unas dos mil más tienen orden de captura.

Las constantes manifestaciones pacíficas, las huelgas que han detenido al país y un ingente aumento de grupos insurgentes que atacan a los militares, forman un cuadro desolador para quienes gobiernan el país.

La amnistía a los presos políticos, en estos momentos, se debe a la debilidad del régimen que desea negociar, pues debe lidiar con un alzamiento popular, una crisis económica, con el covid y con el repudio internacional. Ya no son los tiempos en que los militares hacían y deshacían, parece ser que el brazo militar se debilitó, y está en riesgo de perder sus regalías si no realiza una maniobra de negociación con los encarcelados, donde se encuentra también la presidenta Suu Kyi.

Este acto de buena fe, dejará libre a miles de personas injustamente encarceladas por el hecho de manifestarse en contra del régimen represivo. La represión y el terror no amilanaron las movilizaciones, sino que hicieron ver que ante eso solo servía incrementarlas y pasar a la ofensiva, para que comprendieran que cuando pelean contra un pueblo, ni el mejor ejército del mundo le puede hacer frente.